Construida en un período de seis siglos, la primera piedra de la Catedral fue establecida en 1298. El edificio en sí es un mosaico de estilos arquitectónicos y épocas, dominado por el estilo gótico. Su carta de presentación es su fachada neo-gótica, que data de 1890. Su interior está lleno de sorpresas para el visitante. La sillería del coro, 25 capillas laterales, la cripta de Santa Eulalia y el Claustro, hará las delicias de todos los visitantes.