Abierto desde el 1892, el zoo de Barcelona es un gran atractivo tanto para los locales como para los turistas, ya que permite pasar un día de lo más entretenido y ver una gran diversidad de animales.

Podréis ver espectáculos con delfines, el terrario de los réptiles y de los amfibios y mucho más. Hay también una granja, un lugar fantástico para los más pequeños; allí podrán ver y acariciar cabras, vacas, caballos, asnos, ovejas y hacer paseos en poni.

Hay varios servicios a vuestra disposición: bares, restaurantes, mesas para hacer pícnics, un trenecito, cochecitos eléctricos, tienda de recuerdos, etc.

Diríjase a la recepción para más información.