La familia Torres trasmite el secreto de la elaboración de sus grandes vinos y el amor por su tierra de generación en generación. Esta tradición y visión de futuro han convertido Torres en una gran empresa que exporta a más de 140 países.

La empresa fue fundada por Jaime Torres Vendrell, quien se enriqueció en Cuba, y por su hermano viticultor el año 1870. La idea era construir una bota de vino de 600.000 L, la más grande del momento. A partir de entonces, la empresa no ha parado de crecer hasta el día de hoy.

Si apreciáis el buen vino y su cultura os interesa, no os podéis perder el viñedo con más reputación mundial. Se organizan varios tipos de visitas por la bodega y por el viñedo Torres, que se encuentran a una hora y 10 minutos en coche de Canet aproximadamente, en Vilafranca del Penedès. Podréis disfrutar igualmente de unas vistas impresionantes gracias al castillo de Milmanda, que está justo al lado de los viñedos.