La Casa Batlló, con su cubierta de escamas de cerámica de colores, es uno de los edificios más carismáticos de l’Eixample y uno de los más característicos de Gaudí. La fachada, de una gran originalidad, queda coronada por tejas de cerámica con formas que recuerdan escamas de peces y que representan el dragón que Sant Jordi (el patrón de Cataluña) mató.

En su conjunto, Casa Batlló reviste una enorme fuerza evocadora del mar, la mediterraneidad, la natura, la teatralidad, el carnaval y la magia.

Es preferible comprar las entradas en línea, en la página web, con tal de evitar una larga cola.